Chocolate: valor nutricional

El chocolate es un alimento delicioso, pero también tremendamente nutritivo. Y si escogemos chocolate negro con un mínimo del 70 por ciento en cacao, no hay duda que además será muy saludable, al proporcionar beneficios interesantes que pasamos a descubrirte.

Nada más y nada menos el chocolate es considerado el “alimento de los dioses” y es que este alimento conocido por todos nace de los granos del árbol del cacao theobroma, pero en la actualidad el cacao se presenta en diferentes versiones dando lugar al chocolate, pues dada su versatilidad se utiliza en muchos productos que consumimos diariamente.

El origen de la palabra “chocolate” proviene del azteca cacahuatl, que significa “agua amarga” pues era una bebida amarga que los propios aztecas elaboraban a través de la molienda de los granos de cacao y diferentes especias. Nacido en las entrañas de México y llevado hasta Europa, las primeras bebidas elaboradas con chocolate eran exóticas por sus propiedades excitantes y estimulantes.

Podríamos nombrar un sin fin de elaboraciones con el cacao como ingrediente, pero lo que sin duda es interesante es su valor nutricional y los beneficios que aporta a la salud. Aunque muchas personas destacarían el poder excitante del chocolate por su contenido en cafeína, la cantidad que contiene es bastante insignificante y sin embargo contiene muchos otros oligoelementos importantes y beneficiosos para el organismo.

En el mercado podemos encontrar variedades como el chocolate blanco, el negro, el chocolate con leche, donde en su elaboración han sido mezclados e incluso se les ha restado todo el potencial del mismo, provocando un alimento con menores propiedades de las que realmente tiene. Las mejores opciones que podemos encontrar en el supermercado son sin duda aquellas donde el cacao sigue siendo el protagonista del alimento, donde su valor nutricional sigue intacto o la mayor parte de él y los aditivos que se  utilizan no desvirtúen su sabor, su contenido y sus grandes beneficios para la salud.

Por otro lado el aporte calórico del cacao junto con otros nutrientes le hacen protagonista ya que afecta directamente al tránsito intestinal, regulando su función, reduciendo el nivel de colesterol en sangre y equilibrando la presión arterial.

El cacao utilizado en su versión más pura sin mezclas con otros alimentos ni aditivos que lo desvirtúen es una fuente importante de antioxidantes, equiparandolo con otros alimentos como el té o el vino. Así mismo el cacao preserva nuestro sistema inmune por los efectos antiinflamatorios y antimicrobianos que contiene.

Valor nutritivo del chocolate

Una barra de chocolate negro de 100 gramos con entre un 70 a un 85 por ciento de sólidos de cacao (es decir, chocolate negro al 70 o al 85 por ciento), proporciona:

  • 605 kcal
  • 7,88 g de proteínas
  • 43 g de grasas
  • 46,36 g de hidratos de carbono
  • 24 g de azúcar
  • 11 g de fibra dietética
  • 12 mg de hierro
  • 230 mg de magnesio
  • 3,34 mg de zinc

Principales propiedades del chocolate

En cuanto a los beneficios más importantes y realmente interesantes del cacao se encuentran:

Alto contenido en flavonoides

Por su alto contenido en flavonoides, nos ayuda a mantener una buena salud cerebral, es decir, nuestro cerebro se mantiene joven gracias a estos nutrientes.  Nuestro cerebro podrá realizar actividades de memoria y aprendizaje con mucha más facilidad que si no lo consumimos con frecuencia. Estudios recientes aportan que el consumo del cacao en la dieta ayuda a mejorar el flujo sanguíneo y reducen los trastornos vasculares. 

Además, gracias a ese elevado contenido en flavonoides, el cacao es útil para ayudar a mantener un cerebro lo más saludablemente posible. Por ejemplo, proporciona interesantes beneficios neuroprotectores que ayudan a promover distintas funciones cerebrales tremendamente adecuadas e indispensables, como la memoria, la competencia y el aprendizaje.

Ayudaría a controlar los niveles de colesterol

Los niveles de colesterol LDL, y los triglicéridos pueden ser controlados perfectamente con el consumo de cacao por sus efectos hipoglucémicos e hipocolesterolémicos, regula el nivel de glucosa en sangre y previene la aparición de enfermedades de corazón.

Y no solo eso, también promueve un mejor colesterol HDL en la sangre, el cual es considerado como el “colesterol bueno”, reduciendo las posibilidades de que surjan problemas cardíacos.

Ayuda a normalizar la presión arterial

Se ha encontrado que el cacao puro es capaz de estabilizar los niveles de presión arterial. Como ya te hemos mencionado en algunos momentos anteriores, el cacao es rico en antioxidantes naturales, entre los que se encuentra un flavonoide adecuado para reducir la presión arterial, a la vez que mejora la elasticidad tanto de las venas como de los vasos sanguíneos.

Contiene de hecho una serie de antioxidantes naturales que promueven la estimulación del ácido nítrico, el cual ayuda de forma positiva a la hora de controlar la presión ejercida en los vasos sanguíneos. 

Disminuye el riesgo de obesidad

El beneficio potencial del cacao para prevenir la obesidad es tal, que estudios más recientes han llegado a la conclusión que regula el metabolismo de los lípidos y disminuye la síntesis de ácidos grasos. 

No solo eso, además de reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad, su ingesta adecuada es capaz de mejorar la termogénesis, que consiste en el mecanismo de producción de calor que ocurre tanto en el hígado como en los tejidos adiposos blancos.

Aumenta el buen estado de ánimo

Consumir chocolate provoca una mejora en el estado de ánimo pues este ayuda a liberar el nivel de estrés por su efecto antidepresivo, genera cambios de humor para mejor, relaja el cuerpo y la mente en momento de gran estrés.

Controla el estreñimiento

Se han desvirtuado un poco los beneficios del cacao, pues seguramente hayamos escuchado que provoca estreñimiento, y nada más lejos de la realidad, el consumo de cacao a través de ciertos productos alivia el estreñimiento crónico, e incluso ayuda a facilitar los movimientos peristálticos de los intestinos para su correcta evacuación.

Reduce las alergias y el asma

El contenido en xantina y teofilina que se encuentra en el polvo del cacao alivia el asma bronquial, así como los espasmos y regula el flujo respiratorio, tratando las alergias crónicas que pueden desencadenar asma.

Podríamos nombrar un sin fin de cualidades y beneficios sobre el cacao, pero también podríamos nombrar otros tantos menos favorecedores ya que el cacao en si mismo poco se consume y las fábricas se han atrevido autilizar dicho alimento para elaborar otros no tan sanos. 

Podría ser útil en el tratamiento de la diabetes

La diabetes es considerada por muchos especialistas como un “asesino silencioso”, puesto que cada día daña el metabolismo de la glucosa, ocasionando a la larga serios y graves problemas de salud. Se ha encontrado que el cacao puro y el chocolate negro sin azúcar son útiles para mejorar el hipermetabolismo y la resistencia a la insulina de la glucosa por parte de nuestro cuerpo.

En resumidas cuentas, no solo regula los niveles de azúcar en sangre, sino que también en su composición nos encontramos con la presencia de proantocianidinas, que actúan inhibiendo la formació de cataratas (una complicación muy común en la diabetes).

Cuánto chocolate comer y qué variedad

No todos los chocolates son recomendados, ni mucho menos nutritivos o saludables. En el punto menos alejado (entendido esto como los menos aconsejados desde un punto de vista nutricional), nos encontramos con el chocolate blanco y con el chocolate con leche, puesto que suelen tener un mayor contenido en azúcar y grasas. Sin embargo, el chocolate negro y el cacao puro son considerados básicamente como dos de las mejores opciones.

A la hora de disfrutar de todas las cualidades que brinda el chocolate negro, la mayoría de estudios aconsejan consumir generalmente entre 20 a 30 gramos de chocolate negro al día. Además, se ha encontrado que el chocolate negro con porcentajes más elevados en sólidos de cacao por lo general contienen menos azúcar, pero más grasa. Y, además, más cacao también significa un mayor contenido de antioxidantes naturales, como los flavonoides, por lo que es aconsejable escoger siempre chocolate negro, puro o amargo que, al menos, incluya un 70 por ciento de sólidos de cacao.

En resumidas cuentas, el chocolate (siempre y cuando sea negro) se convierte en una opción excelente, rica en nutrientes esenciales, entre los que destacan fundamentalmente la presencia tanto de antioxidantes naturales como de vitaminas. Además, es tremendamente habitual que el chocolate negro contenga naturalmente menos azúcar que el chocoalate con leche.

Como hemos visto, algunas investigaciones científicas sugieren que el chocolate negro podría ayudar a la hora de reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cardíacas, disminuir la inflamación, prevenir la resistencia a la insulina y mejorar la función cerebral, entre otros interesantes aspectos.


Eso sí, aún cuando optemos por chocolate blanco con un porcentaje en cacao mínimo del 70%, esto no significa que sea una opción cien por cien saludable. Aunque nutritivo y adecuado en dosis moderadas, debemos tener en cuenta que posee un elevadísimo contenido en grasas y calorías, por lo que, como opinan los expertos, la moderación a la hora de consumirlo es la clave. Esto significa que lo ideal es optar por entre 25 a 30 gramos al día, lo que se traduce en uno o dos cuadraditos de chocolate negro al día, nunca excediéndonos  en su consumo. Por tanto, deberíamos sustituir la típica tableta de chocolate por unos pequeños recuadros al día. Nuestra salud cardiovascular lo agradecerá, y también nuestro peso.

"Ejercicio y corazón" "Método Pilates: ejercicio para el cuerpo y la mente"