Hipertrofia muscular: qué es, causas, tipos y entrenamiento

La hipertrofia muscular puede ser el resultado voluntario de un entrenamiento de fuerza o bien signo de una enfermedad.

Hipertrofia muscular: qué es, causas, tipos y entrenamiento | .
 

Muchas de las personas que comienzan a hacer ejercicio -tanto aeróbico como anaeróbico- persiguen varios objetivos fundamentales: desde bajar de peso hasta mantenerse en forma, incrementando tanto su fuerza como su masa muscular. Para conseguirlo es necesario llevar a cabo un tipo de ejercicio determinado, individual y personalizado.

Muchos buscan aumentar la masa muscular rápida y poderosamente. En estos momentos podemos tropezarnos con un término que si bien es cierto podría llegar a sonarte, probablemente no sepas en qué consiste: la hipertrofia muscular.

¿Qué es la hipertrofia muscular?

De acuerdo al diccionario médico de la Clínica Universidad de Navarra, la hipertrofia consiste en el aumento del tamaño de un determinado órgano o tejido, generalmente como consecuencia de la adaptación a sobrecargas, sobre todo funcionales, que han sido exigidas a estos tejidos u órganos. Todo ello secundario al aumento de tamaño de sus células constituyentes, y no debe confundirse con la hiperplasia, en la que existe a su vez la reproducción de las células mediante división.

Es decir, podríamos definir la hipertrofia muscular como el crecimiento en el tamaño de las células de los músculos a través de un aumento de tamaño de sus fibras musculares. Esto conlleva evidentemente algo que muchos deportistas buscan: el aumento del músculo.

Dicho de otra formas, supone el crecimiento de las células musculares sin darse hiperplasia, es decir, sin que se produzca división celular (sin que aumenten el número de fibras musculares).

¿Y por qué ocurre este crecimiento? Básicamente porque el músculo es sometido a cierta carga regular -por ejemplo, a través del entrenamiento-, lo que a medida que pasa el tiempo hace que éste sea capaz de ofrecer una respuesta mejor a la carga.

Para que esto ocurra, mediante la carga regular se produce una lesión ligera en las fibras musculares, lo que desencadena que las fibras musculares se tornen más anchas. Para ello, debe aumentar la sección transversal de las distintas fibras del músculo -pero de las ya existentes, no aumentando el número de fibras.

Hipertrofia muscular: qué es, causas, tipos y entrenamiento | .

Tipos de hipertrofia muscular

1. Hipertrofia muscular fisiológica

Es la que comúnmente ocurre en personas que entrenan o realizan prácticas deportivas como el culturismo, o cualquier otro deporte en el que se necesite cierto desarrollo muscular. Es decir, este tipo de deportes persiguen el objetivo básicamente del crecimiento de los músculos.

2. Hipertrofia muscular patológica

Es la que se produce como síntoma o signo habitual de determinadas enfermedades, como por ejemplo podrían ser:

  • Estenosis hipertrófica del píloro: Consiste en la obstrucción de la luz pilórica, la cual es fundamentalmente secundaria a la hipertrofia muscular del píloro (abertura inferior del estómago por la que éste se comunica con el intestino delgado).

  • Síndrome de Kocher: Se trata de una enfermedad rara que se da sobre todo en niños, caracterizada por la aparición de hipotiroidismo moderado o severo asociado a un aumento de masa muscular como consecuencia del aumento de volumen de los tejidos intersticiales, con atrofia de las células musculares.

  • Miotonía congénita hipertrófica de Thomsen: Enfermedad muscular genética y congénita que se transmite de modo autosómico dominante, que se manifiesta desde la infancia y se caracteriza por una sensación de rigidez muscular (miotonía), la cual mejora con la repetición del movimiento y el esfuerzo.

  • Hipertrofia ventricular: También conocida como ‘hipertrofia cardíaca’, se trata de una enfermedad que consiste en el aumento del grosor del miocardio (el músculo cardíaco), que aparece como respuesta a la sobrecarga de presión.

3. Hipertrofia muscular por consumo de esteroides

El consumo de esteroides también puede tener serias consecuencias para la salud. Y es que, mientras que un abuso puede alterar el sistema hormonal, afectar al hígado y al sistema cardiovascular, también puede causar hipertrofia muscular.

Esto es debido al estímulo hormonal ocasionado por la ingesta de esteroides anabolizantes. Sus riesgos son aún mayores cuando los esteroides se consumen en la adolescencia, ya que pueden causar retardo en el crecimiento e interferencia en el desarrollo genital, atrofiando los testículos y disminuyendo la capacidad reproductora.

¿Cómo podemos conseguir la hipertrofia muscular?

Si estás realizando algún tipo de entrenamiento con el fin de aumentar tu masa muscular, es bastante probable que te interese descubrir de qué manera es posible conseguir hipertrofia muscular, lo que supone ese crecimiento tan esperado de la masa de tus músculos.

Existen distintas estrategias que pueden ayudar a la hora de mejorar el crecimiento de tus músculos, aunque básicamente debes tener en cuenta algo fundamental: se requiere cierta paciencia, ya que la masa muscular irá aumentando poco a poco, pero de forma lenta.

Por ejemplo, en torno a unas 10 semanas de entrenamiento regular, en la mayoría de las ocasiones se tiende a ganar entre 3 y 4 kg de músculo, debido al incremento de las reservas de glicógeno presente en los músculos, lo que ayuda a conseguir cierta mejora del tono muscular. A partir de este momento es cuando se consiguen los cambios más significativos en nuestras fibras musculares, aunque el aumento será mucho más lento.

Es importante mantener un buen plan de entrenamientos de fuerza con cargas, especialmente si no las hemos practicado anteriormente, ya que es fundamental que nuestros músculos no estén acostumbrados.

Algunos especialistas aconsejan el consumo de un batido de proteínas después de cada entrenamiento, lo que ayuda a aportar a nuestro organismo una serie de aminoácidos presentes en las proteínas, brindando interesantes cualidades para “curar” la lesión causada en la fibra muscular.

Hipertrofia muscular: qué es, causas, tipos y entrenamiento | .

Cómo hacer un batido de proteínas casero

Si lo deseas también puedes aprender a preparar un maravilloso batido de proteínas en casa, con ingredientes cien por cien naturales. Descubre qué ingredientes necesitas y los pasos para conseguirlo a continuación:

Ingredientes

  • 4 claras de huevo

  • 100 g de queso fresco

  • 1 plátano

  • Leche desnatada

Elaboración

Cocina las claras de huevo. Luego, en el vaso de la batidora, añade las claras de huevo cuando estén frías, el queso fresco, el plátano y leche desnatada al gusto. Tritúralo todo muy bien, hasta que los ingredientes se mezclen. Finalmente sírvelo en un vaso y tómalo después del entrenamiento.

Bibliografía:

  • Walters J. Muscle hypertrophy and pseudohypertrophy. Pract Neurol. 2017 Oct;17(5):369-379. doi: 10.1136/practneurol-2017-001695.

  • Fink J, Schoenfeld BJ, Kikuchi N, Nakazato K. Effects of drop set resistance training on acute stress indicators and long-term muscle hypertrophy and strength. J Sports Med Phys Fitness. 2018 May;58(5):597-605. doi: 10.23736/S0022-4707.17.06838-4.

  • Cureton KJ, Collins MA, Hill DW, McElhannon FM Jr. Muscle hypertrophy in men and women. Med Sci Sports Exerc. 1988 Aug;20(4):338-44.

Comentarios