8 remedios caseros para dormir que funcionan

Consigue conciliar el sueño sin ayuda de medicamentos con estos remedios de toda la vida.
8 remedios caseros para dormir que funcionan | Unsplash - @brucemars

Cuidamos nuestra alimentación, cuidamos nuestra piel, cuidamos incluso nuestro cabello pero no prestamos mucha atención al sueño, una de las necesidades básicas del ser humano. El insomnio está considerado un trastorno y puede ser tratado mediante fármacos, pero no todo el mundo está dispuesto a tomar medicamentos para conciliar el sueño. Por ese motivo, os presentamos los remedios caseros para dormir más efectivos y naturales.

1. Baño de agua caliente

Igual que una ducha de agua fría sirve para despejarte por las mañanas, un baño de agua caliente es un excelente remedio casero para dormir. El agua relajará tu tensión muscular y elevará tu temperatura corporal. Cuando salgas, el descenso de temperatura hará que tu cuerpo libere melatonina, una hormona que ayuda a regular el sueño. Puedes acompañar el baño con flores de lavanda o sales minerales.

2. Sprays y aromaterapia

Aunque seas escéptico a este tipo de terapias, varios estudios científicos demuestran que algunas plantas naturales como la lavanda o la manzanilla son ideales para conciliar el sueño. Siempre las puedes conseguir en herbolarios o parafarmacias como Spirosa. Existen algunos sprays para la almohada que te pueden ayudar aplicándolos una hora antes de ir a dormir.

3. Infusiones

Los remedios caseros más efectivos son aquellos que nos enseñaron nuestros abuelos y abuelas, aquellos que han funcionado toda la vida. No hay nada tan relajante como una buena infusión de valeriana, manzanilla, lavanda o cualquier otra planta con efectos sedantes. Recuerda acompañar tus infusiones con miel en lugar de azúcar, ya que el azúcar tiene propiedades estimulantes.

4. Leche tibia con miel

Otro de esos remedios que nunca fallan, y lo cierto es que tiene su base científica. Los productos lácteos como leche o el yogur contienen triptófano, un aminoácido que ayuda a la producción de serotonina y melatonina, sustancias que ayudan a regular el sueño. Por otra parte, beber una bebida caliente aporta sensación de relajación, ideal si estamos a punto de irnos a dormir.

5. Prepara un ritual

Puede sonar extraño, pero hacer siempre lo mismo antes de ir a dormir es una manera de entrenar al cerebro para conciliar el sueño. Mucha gente lee un libro o bebe una infusión antes de acostarse. En cualquier caso, debemos evitar una práctica demasiado habitual: mirar la pantalla del móvil, y es que la luz que desprende altera los ritmos circadianos y la regulación del sueño.

6. Toma melatonina

Ya hemos señalado la importancia de la melatonina para el sueño. Hay muchos alimentos ricos en melatonina que nos pueden ayudar, como las nueces, el plátano, las cerezas o el tomate. Recuerda no comer demasiado por las noches para tener una digestión fácil, aunque tampoco es sano ir a dormir con el estómago vacío.

7. Terapia de luz

Uno de los remedios más novedosos es la terapia de luz. Tu dermatólogo te puede proporcionar una caja de luz brillante para modificar el patrón del sueño y regular los ritmos circadianos. Todo lo que debes hacer es colocarte a unos 40 centímetros de la fuente de luz mientras lees un libro o escuchas música relajante. Notarás los efectos casi de inmediato.

8. Alimentos ricos en magnesio

El magnesio es otro de los elementos que nos ayudarán a combatir el insomnio. Aunque existen comprimidos de magnesio, podemos incorporar productos ricos en magnesio a nuestra dieta como los frutos secos, las espinacas, las acelgas, el chocolate negro o el plátano. Un buen remedio casero para dormir es un postre a base de plátano y canela que, además, está delicioso.