Mujer cepillándose los dientes

La importancia de la higiene bucal y cómo cuidarla

Muchos problemas de salud pueden empezar por nuestra boca, por eso es importante mantenerla limpia

Lo cierto es que unos cuantos hábitos muy simples que la mayoría de nosotros aprendemos cuando somos niños, pueden ser suficientes para mantener una buena higiene dental y, en general, una higiene completa de toda la boca. Por si acaso se nos han olvidado un poco los buenos hábitos y cómo mantener los dientes limpios, veremos en el siguiente artículo la mejor manera de hacerlo.

¿Como mantener una buena higiene bucal?

Las técnicas adecuadas pueden marcar una diferencia en muchos problemas evitables. Después de todo, muchos problemas de salud pueden empezar por nuestra boca, incluyendo los dientes. A continuación puedes ver 3 pasos fundamentales para una higiene completa de la boca:

1. El cepillado

Aunque parezca una cosa básica y sin importancia, lo primero es saber como cepillarse los dientes y otras partes de la boca, como la lengua y las encías. Este procedimiento es importante para quitar partículas de comida, masajear las encías, eliminar la placa bacteriana y refrescar nuestro aliento. También ayuda a defendernos de las caries y otros problemas que pueden surgir.

Una buena técnica de cepillado es tan importante como la vigilancia, hay que asegurarse de hacerlo de la manera adecuada para sacar el máximo beneficio. A continuación te mostramos algunos consejos:

-Realiza movimientos horizontales a una velocidad coherente. Si lo haces lento no eliminarás la suciedad, pero si lo haces rápido puedes hacerte daño en las encías.

-Coloca el cepillo en un ángulo de 45 grados para poder llegar al surco de la encía, que es donde más placa se acumula.

-No olvides ningún diente. Es común que la gente se centre sobre todo en la parte central de la dentadura al cepillarse los dientes. No obstante, es importante prestarle la misma importancia a todos los dientes por igual, así como hacerlo por la parte delantera y trasera del diente.

2. El hilo dental

Aunque no es tan habitual como cepillarse los dientes, el uso del hilo dental es también una parte importante en el cuidado de nuestra dentadura. Usar este sistema de forma regular es una buena defensa contra algunas enfermedades de las encías y también en la lucha contra las caries y el desgaste.

Mujer usando hilo dental
El uso del hilo dental es también una parte importante en el cuidado de nuestra dentadura | Getty Images

Utilizar una buena técnica con el hilo dental es de las mejores maneras de eliminar restos que quedan entre nuestros dientes y que el cepillado es incapaz de quitar, lo cual previene la gingivitis. A continuación te mostramos algunos consejos:

-Nunca hay que usar el hilo dental de forma brusca entre las encías, ya que podría dañarlas.

-No olvides ningún diente.

-Cuando coloques el hilo en el espacio entre dos dientes, muévelo de forma ascendente y descendente para quitar la suciedad.

3. El blanqueamiento dental

Aunque es sobre todo por temas estéticos,  tener blanqueados los dientes es importante para una higiene dental completa. Algunas manchas pueden ser quitadas mediante productos que se encuentran fácilmente en las farmacias, mientras que otras necesitan algunas medidas más agresivas.

Con los métodos comentados antes, que son el cepillado y el hilo dental, se previene la aparición de las manchas. Pero si esto no es suficiente, una ayuda profesional es la mejor opción para solucionarlo, lo cual requiere una visita al dentista.

¡Cuidado con las caries!

Uno de los problemas más comunes que suele tener la gente con su dentadura son las caries. Lo que comemos tiene una gran importancia para prevenir su aparición. Es muy aconsejable seguir una dieta sana que contenga calcio, vitamina D, C y fluoruro. Comidas ricas en azúcares pueden ser un banquete para las bacterias que tenemos en la boca.

Mujer en el dentista
Una ayuda profesional es la mejor opción para solucionar nuestros problemas bucales | Getty Images

Una dieta llena de azúcar y comida sobreprocesada – que no tiene muchas vitaminas, minerales y los nutrientes que suelen contener las frutas y verduras – puede finalmente pasar factura a nuestros dientes, incluso para aquellos que se los lavan con frecuencia.

Visita a tu dentista regularmente

Aunque hagamos todo lo mencionado anteriormente, la visita al dentista es algo que no debemos dejar pasar. No dejes que el miedo al dentista evite que le visites, en realidad es un aliado importante para mantener tu higiene dental de una forma ideal y una línea de defensa más eficaz que cualquier otra. Durante un limpiado profesional en el dentista, se quita suciedad que ni siquiera habíamos apreciado antes.

Esto hace que sea mucho más difícil que se desarrollen los problemas mencionados en este artículo. Además, el profesional puede detectar problemas que aún no se han manifestado en su totalidad.