Hombre preocupado sentado en la cama

¿Qué es la impotencia o disfunción eréctil y cómo se soluciona?

Puede que estés sufriendo un problema emocional o médico que den explicación a este problema

Impotencia. La palabra en sí de algún modo suena a debilidad y a fracaso. Si sientes que eres impotente, puede que también sientas que has perdido una parte de tu divinidad, tu masculinidad, o incluso una parte de ti mismo como persona.

Esto es un gran error y no te deberías sentir así  – la impotencia, también llamada disfunción eréctil, puede mejorar con tratamiento y con los varios medios que existen hoy en día para combatirla. En este artículo, hablaremos de las causas de la impotencia y algunos remedios caseros que nos pueden ayudar.

Hay muchos grados de dificultad de erección. Muchos hombres son capaces de lograr una erección, pero no pueden mantenerla por mucho tiempo. Otros la consiguen, pero con poca firmeza. Otros tienen problemas de este tipo cuando están con alguien nuevo, o incluso otros que no lo consiguen con su pareja de toda la vida. Luego están los que no consiguen una erección en absoluto. No hay que desesperarse.

Puede que estés sufriendo un problema emocional o médico que den explicación a este problema. Una modificación del comportamiento puede ayudar si tu disfunción eréctil es resultado de un problema emocional. Si es causado por una condición médica (más del 60 por ciento de las impotencias son causadas por este motivo), hay nuevas terapias y tratamientos que pueden restaurar la vida sexual de los afectados.

Sea cual sea la naturaleza del problema, recuerda que prácticamente todos los hombres tienen una dificultad de erección en algún punto de su vida. No es un problema que te afecte a ti, sino que es más general de lo que nos creemos. No hay necesidad de sufrirlo en silencio.

Un médico durante una consulta con una paciente
Si sospechas que puedes tener un problema de disfunción eréctil, lo mejor es ir cuanto antes al médico | Getty Images

Una variedad de condiciones médicas pueden causar o contribuir a una disfunción eréctil. Las más comunes son la diabetes, problemas de riñón, alcoholismo crónico, esclerosis múltiple, enfermedades cardiovasculares y problemas neurológicos.

Estas enfermedades son prácticamente la causa de todas las impotencias que se conocen. Existen otras condiciones que nos pueden traer este problema, como son los accidentes de coche, de ski, en la piscina, etc. las cuales nos pueden ocasionar lesiones medulares. Otros problemas relacionados son las variaciones hormonales.

¿Qué soluciones existen?

Los médicos tratan los problemas de disfunción eréctil de varias maneras y ofrecen diferentes soluciones siempre dependiendo del caso.

Las medicinas orales han dado muy buen resultado a millones de personas, tales como la levitra, la cialis o la viagra, las cuales actúan mejorando los efectos del óxido nítrico, un producto químico que aumenta el flujo de sangre al pene. Estos medicamentos se toman una media hora antes de la actividad sexual, aunque no deberían tomarse más de una vez al día. Las personas con problemas cardíacos deben tener cuidado con estos fármacos, ya que pueden alterar la presión sanguínea.

También existen otros métodos, como la implantación de dispositivos que permiten la erección, psicoterapia, técnicas de modificación del comportamiento, y para casos más extremos, cirugía de los vasos dilatadores. De todos modos, si sospechas que puedes tener un problema de disfunción eréctil, lo mejor es ir cuanto antes al médico.