Telegram

E-Mail:

Estreñimiento infantil: cuestión de hábito

El estreñimiento suele aparecer a partir de los 12 meses y si se cronifica genera inapetencia, cansancio y malestar general.
Estreñimiento infantil: cuestión de hábito

A partir de los dos años y medio, los pediatras aconsejan que se acostumbre a los niños a ir al servicio con regularidad (unas dos o tres veces al día). Así, se puede inculcar el hábito defecatorio en el pequeño y evitar el temido estreñimiento, una dolencia que afecta al 20 por ciento de la población española.

El estreñimiento suele aparecer entre los más pequeños a partir de los doce meses de edad y a pesar de no ser una enfermedad, si se convierte en un problema crónico termina provocando inapetencia, cansancio y malestar general entre quienes lo sufren.

 

Las causas de este trastorno en los niños pueden ser muy diversas e incluyen factores psicológicos. Los especialistas aluden a las siguientes:

  • Dieta inapropiada: los niños suelen preferir alimentos dulces y comidas rápidas a los ricos en fibra (fruta, verdura y legumbres). Sin embargo este tipo de dieta más atractiva para el paladar infantil no es una gran ayuda para regular el ritmo intestinal.
  • Cambios en la dieta: el paso de la lactancia materna a la artificial puede comportar estreñimiento pues la composición de la leche materna favorece la frecuencia de las deposiciones.
  • Falta de ingestión de líquidos: los líquidos favorecen la evacuación al humedecer el intestino, por eso es muy importante beber a lo largo del día agua o zumos de frutas.
  • Necesidad de controlar los esfínteres: la retirada del pañal es un paso importante en el crecimiento del niño, pero puede originar cierta fobia al váter. Ahora el pequeño tiene que interrumpir sus juegos para ir al servicio, una situación que resuelven aguantándose.
  • Cambios en su entorno: en ocasiones, el estreñimiento es una forma de llamar la atención al adulto por una situación afectiva que se esté viviendo.

A pesar de que también existen causas fisiológicas que expliquen este trastorno, en muchos casos la aparición del estreñimiento se debe a una alimentación escasa en fibra o a la falta de hábito en los niños.

Isabel Polanco, jefa de la Unidad de Gastroenterología y Nutrición del Hospital Infantil Universitario La Paz, en Madrid, afirma que “tan importante es habituar al niño a seguir un régimen dietético adecuado como educarle en el aprendizaje de unos hábitos defecatorios correctos”.

La pediatra, que ha elaborado la guía ‘Hablemos del Estreñimiento Infantil’ en colaboración con el Centro de Información sobre Estreñimiento (CIDE), recomienda “ingerir agua en abundancia, evitar el consumo excesivo de leche, seguir una dieta equilibrada e inculcar el hábito de la defecación después de las comidas”.