Médico con una radiografía de un pulmón

¿Cómo reducir las posibilidades de sufrir un cáncer de pulmón?

El tabaco juega un papel importante en este tipo de cáncer, incluso puede afectarle aunque esa persona no fume

El cáncer de pulmón ha sido de forma continuada el que más muertes ha provocado de todos los cánceres que se conocen. Aunque este tipo de cáncer es normalmente el segundo más frecuente (detrás del cáncer de próstata en el hombre y el de pecho en la mujer) en términos de diagnóstico, está a la cabeza en términos de mortalidad.

El mayor problema detrás del cáncer de pulmón es el tabaco. El uso del tabaco tiene un efecto negativo en varias partes de nuestro cuerpo, aunque los pulmones son los que más afectados se ven. Nunca es tarde para dejar de fumar, aunque cuanto antes se deje, más probabilidades hay que se recuperen las funciones normales del pulmón.

Dejar de fumar reduce el riesgo de tener un ataque al corazón como también de otros tipos de cáncer, como pueden ser el de rincón o de vejiga. Por desgracia, no hay que ser fumador para tener cáncer de pulmón, ya que una exposición larga como fumador pasivo puede dañar los tejidos del pulmón y ponernos en riesgo de tener esta enfermedad.

Unas medidas muy importantes que ayudan a prever el cáncer, incluyendo estos tipos que son tan peligrosos, es nutrirse a base de muchas frutas, verduras y vitamina D. Ya seas fumador o no, comer mucha cantidad de estos alimentos nos protege mejor del cáncer de pulmón.

Unos cigarrillos apagados dentro de un cenicero
El mayor problema detrás del cáncer de pulmón es el tabaco | Getty Images

La vitamina D es importante a la hora de prevenir y tratar, pero también para después del tratamiento. Es interesante ver que los pacientes que han sido operados de pulmón y que tomado vitamina D, tienen mayores tiempos de supervivencia que los que no la toman. Esta vitamina ayuda a que el cuerpo sane antes después de etapas de crisis.

El cáncer de pulmón es difícil de tratar por diferentes motivos. Por ejemplo, el cuerpo suele estar débil debido a muchos años de fumar. Los pulmones y los músculos del pecho requieren mucha energía para realizar sus funciones de toser y respirar, y el cuerpo puede tener dificultades después de una operación o tratamiento.

Dicho esto, muchos casos son tratables y un buen sistema nutricional puede ayudar mucho a estar en forma durante los duros tratamientos contra esta enfermedad. La vitamina C intravenosa es otro tratamiento adicional en muchos tipos de cáncer, el cual es muy tolerable para el cuerpo, y parece que afecta a las células cancerígenas dejando de lado a otras células sanas. De todos modos,  son tratamientos que tienen que decidir los especialistas.

La mejor forma de prevenir este tipo de cáncer es por supuesto, dejar el tabaco de forma total. Ese es el primer paso antes que nada. Por otro lado, una dieta baja en grasas es importante. Hay que rebajar la comida con grasas todo lo posible. También tenemos que limitar el consumo de alcohol. Por último, dependiendo de donde trabajemos, debemos intentar no exponernos a elementos posiblemente peligrosos.