El declive de la memoria, una realidad a partir de los 50 años

El declive de la memoria afecta a todas las personas a partir de los 30 o 40 años y se intensifica a partir de los 50.
El declive de la memoria, una realidad a partir de los 50 años

Bilbao ha estrenado la primera Unidad de Rehabilitación de la Memoria, un declive que afecta al 25 por ciento de la población de más de 50 años y que hasta ahora no recibían una atención especializada para hacer frente a este problema.

Un 25 por ciento de la población padece problemas de memoria a partir de los 50 años, aunque la gran mayoría sufren este déficit por trastornos de ansiedad o depresión, y cerca del 3 por ciento por patologías graves, según los datos ofrecidos por el Instituto de Psicoterapia de Bilbao. Esta institución, que lleva funcionando 25 años, ha puesto en marcha ahora la primera Unidad de Rehabilitación de la Memoria del territorio vizcaíno para ofrecer ayuda a este grupo de población.

Según Norberto Mascaró, responsable de la Unidad, "el declive de la memoria afecta a todas las personas a partir de los 30 ó 40 años, aunque es a los 50 años cuando esta pérdida se incrementa en buena parte de la población".

Un equipo multidisciplinar especializado en el diagnóstico de los trastornos cognitivos y de la memoria se ha hecho cargo del nuevo proyecto. "Hemos puesto en marcha una unidad funcional donde se utilizan conjuntamente los recursos de neurólogos, psiquiatras, psicólogos y especialistas en neuroimagen para descartar los problemas que no son orgánicos, y en el caso de que sí lo sean, realizar un buen diagnóstico", ha explicado el neuropsiquiatra José Guimón.

Según Mascaró, "el proceso de detección incluye una valoración psíquica y otra neurológia mediante resonancia magnética. También es importante realizar análisis de sangre". Pero lo que se ha convertido en una herramienta indispensable en la nueva unidad es la terapia de grupo. "Tras el diagnóstico, además del tratamiento individual para la rehabilitación de las funciones específicas que en los test se han percibido alteradas, se propone la participación del afectado en grupos homogéneos según el tipo y la gravedad de su problema de memoria", ha indicado Guimón.

Terapia lúdica

Durante el tratamiento, que oscila entre los tres y los seis meses, los pacientes estimulan de forma lúdica las áreas cognitivas y aprenden estrategias de recuerdo para aplicar en la vida diaria. "Son estrategias sencillas para desenvolverse en tareas rutinarias como ir al supermercado y acordarse de la lista de la compra. El método se basa en un aprendizaje lúdico, por ejemplo, con acertijos que enlazan con los recuerdos del pasado, porque pensar en él produce en los pacientes una sensación de éxito, de que todavía son capaces de hacer cosas", según Elena Aguirreche, neuropsicóloga y geriatra. Es lo que se conoce como método Stengel, muy extendido en Suiza, Austria y Alemania.

Sin embargo, los expertos de la unidad han destacado que en la mayoría de los casos se trata de personas que padecen cuadros de ansiedad o depresión, sobre todo mujeres de más de 50 años, al tener la menopausia; en el caso de los varones los síntomas se retrasan un poco, coincidiendo con la jubilación. De hecho, son los propios afectados los que descubren este problema al olvidar dónde han colocado un objeto o un número de teléfono.

Por ello, Aguirreche ha recordado que "la prevención y el diagnóstico precoz son fundamentales para hacer frente a estas patologías", y ha afirmado que con las terapias de la unidad "los pacientes mejoran su calidad de vida, lo que supone una esperanza porque ralentiza su proceso".

Comentarios