ondasalud.com

Telegram

E-Mail:

Eso que llaman amor

¿Qué rol ejercen en el amor la anatomía cerebral y los compuestos químicos de nuestro organismo?
El amor se inicia en el sistema límbico, que desencadena reacciones fisicoquímicas. | .

 

Euforia, sensación de bienestar, cambios bruscos de humor, palpitaciones, ¿te resultan familiares? Muchas personas enamoradas experimentan estas sensaciones, pero muy pocas saben que el corazón nada tiene que ver en ellas. En realidad, el amor se inicia en una recóndita región del cerebro (el sistema límbico) desde donde se desencadena una serie de reacciones fisioquímicas que desembocan en ese estado de enajenación transitoria, para el que no se ha encontrado, hasta el momento, ninguna vacuna.

La historia de amor comienza en una parte del cerebro llamada sistema límbico o cerebro emocional. Esta región cerebral se encuentra en el centro del cerebro y controla nuestras emociones.

Al evolucionar, los mamíferos superiores, como el hombre, desarrollaron un canal de comunicación entre este cerebro emocional y la parte que regula las capacidades cognitivas (racionales), situada en el córtex cerebral.

Según los neurocientíficos esta comunicación explica las posturas racionales que adoptamos ante los estímulos que apelan a nuestros instintos más primarios (menos evolucionados).

Dentro del sistema límbico o cerebro emocional, el hipotálamo es la región que libera al ingrediente esencial del enamoramiento, un neurotransmisor llamado feniletalimina (PEA, en siglas inglesas).

La feniletalimina es una sustancia química que se produce de forma natural en el cerebro. Su acción, similar a la provocada por la anfetamina, explicaría esa sensación de euforia, exaltación y bienestar que acompaña a todo buen enamorado. Pero la feniletanolamina no trabaja sola.

Otras de las sustancias que se liberan a instancias de la acción de este neurotransmisor son la dopamina, la noradrenalina y la serotonina.

La dopamina parece estar implicada en el mecanismo de aprendizaje. Esta sustancia química del cerebro acentúa la fase de atención durante la atracción en las relaciones. De ahí esa capacidad para captar todos los detalles sobre la persona que nos atrae: sus gustos, intereses, lugares que frecuenta… 

La serotonina determina el control del estado anímico. Su fluctuación explicaría los bruscos cambios de humor que se producen durante las primeras fases del enamoramiento.

Por otra parte, la noradrenalina, que también induce a la euforia, estimula la producción de la adrenalina, la responsable de que aumente la presión sanguínea en el organismo y la que hace palpitar el corazón cuando se ve a la persona amada.

Chocolate o amor

Los bombones son uno de los productos más vendidos por San Valentín y lo cierto es que pueden ser un buen sustituto de una velada romántica. La razón estriba en que el chocolate contiene altas cantidades de feniletalimina, lo que en algunas personas produce un efecto placentero, de cierta felicidad. Además, para aquéllos que sufren mal de amores, el chocolate puede convertirse en un buen aliado antidepresivo.

El inicio del proceso

Toda esta compleja actuación neuroquímica puede producirse por la acción de unas hormonas, las feromonas, que desatarían el estímulo amoroso.

 

En ratones, se ha comprobado que las feromonas determinan el acercamiento o la repulsión.

En los seres humanos, los receptores de estas hormonas, que se localizan en la nariz, parecen influir en el ciclo menstrual de las mujeres, por lo que se sospecha que tengan alguna influencia en la actividad sexual de las personas, así como en la sensación de atracción.

¿Quieres estar al día?