Unión entre trabajadores

Como mejorar la psicología en una empresa

Como mejor sea la unión entre la plantilla y el clima laboral en una empresa, mejor rendimiento darán los trabajadores

En la psicología de empresa no hay partes. Jefes y subordinados, dueños y empleados… las personas que forman la empresa son todos y hemos de reconocerlo como un sistema activo que interactúa, relacionándose unos con otros, creando productos, servicios y comunicaciones. Constituyendo un todo que es más que la suma de las partes (teoría de sistemas de Von Bertalanfly).

Para ello, es imprescindible partir de que la empresa es un conjunto de personas que colaboran formando un sistema activo complejo, y que la manera de conocerlo y comprenderlo es profundizando en las mismas personas que lo componen. Esto se realiza dialogando, comunicándonos sin prejuicios y estableciendo claramente que pretende conseguir cada una de ellas a nivel individual, y si estas metas u objetivos se pueden sincronizar a nivel grupal.

Lo más recomendable es empezar por la globalidad. Para ello hay que comenzar estudiando el conjunto y realizando un estudio del clima laboral. Este estudio debe estar compuesto por varias escalas y subescalas, que nos dan una información integrada de cómo perciben la empresa las personas que la forman. Además, en esta dinámica deben participar todos, jefes, encargados y trabajadores.

Este estudio pretende analizar cuáles podrían ser las áreas a trabajar y desarrollar con mayor inmediatez en la organización. Esto es fácil, se realizan varias reuniones: las primeras para explicar en que va a consistir nuestro trabajo, las segundas para contestar cuestionarios y establecer el primer diálogo, y la tercera para presentar los resultados y analizar las posibles áreas a desarrollar.

Pero a partir de entonces, cuando todos conocemos cómo se encuentra la empresa en la actualidad, cómo la vemos todas las personas que la formamos, y que cosas podemos hacer para mejorarla, nos tenemos que poner ‘manos a la obra’. Aquí es donde más se nos complica el asunto, puesto que al empezar a dialogar y a proponer nuestras ideas y puntos de vista, pueden surgir división de opiniones.

Trabajadores uniendo sus manos
En la empresa debemos desarrollar nuestra parte más humana | Getty Images

El punto clave es comprender que la responsabilidad de mejorar es de todos, que está en nuestras manos el quehacer diario y, que por mucho que se quiera ir en solitario siempre va a llegar un momento en el que se necesite la ayuda de un compañero, bien sea jefe, encargado, operario… Todos vamos a necesitar el trabajo de todos, porque cada uno aporta su parte en la organización.

Para entender esto, debemos desarrollar nuestra parte más humana en la empresa, la de diálogo, comunicación, sentimiento propio y empatía.

¿Cómo aprender a trabajar en equipo?

El siguiente paso a realizar después de la evaluación inicial en la empresa, será el aprender a cómo trabajar en equipo. Para ello, hay muchas cosas que se pueden hacer, como por ejemplo realizar actividades juntos fuera de la empresa para potenciar la unión.

Otra de las acciones más efectivas es realizar ejercicios donde, por ejemplo, los trabajadores intercambien su puesto de trabajo con los demás durante un corto periodo de tiempo. Esto, además de aportar más versatilidad a la plantilla, ya que los trabajadores sabrán hacer más cosas, les ayudará a apreciar la dificultad del trabajo realizado por sus compañeros.