PNL: la clave de la comunicación

La programación neurolinguística (PNL) surge en los años 70 de la mano del psicólogo y matemático Richard Bandler y el lingüista John Grinder.
PNL (Programación Neurolingüística)

La programación neurolingüística se ha revelado como el mejor medio para conocer la forma en la que nos comunicamos y estructuramos nuestro pensamiento. Sus beneficios ya se están notando en áreas profesionales como las ventas, la comunicación o la formación de equipos de trabajo.

La programación neurolinguística (PNL) surge a mediados de los años 70 en la Universidad de Santa Cruz, en California, de la mano del psicólogo y matemático Richard Bandler y el lingüista John Grinder. Empeñados en conocer los patrones de conducta y comunicación del ser humano, decidieron estudiar el comportamiento de terapeutas excepcionales como el psiquiatra Milton Erickson, padre de la aplicación médica de la hipnosis, y Fritz Perls, creador de la Gestalt (psicología de la forma).

De sus investigaciones surgieron una serie de patrones específicos de organización del pensamiento que generaban distintas formas de comunicación. “Hasta entonces la psicología se había centrado en comprender la enfermedad, mientras que lo que la PNL proponía era estudiar los mecanismos que empleaba el ser humano para superar con éxito las dificultades y los problemas”, explica Gustavo Bertolotto, especialista en psicología interpersonal y director del Instituto Potencial Humano, de Madrid.

Entre estos mecanismos se encuentra la comunicación y la estructuración del pensamiento. La primera aplicación de la PNL fue en el tratamiento de los miedos y temores, alcanzando un gran éxito en la anulación de respuestas fóbicas. Después se pasó al terreno empresarial, la psicología del trabajo y, por último, el desarrollo personal.

“A medida que conocemos nuestra manera de pensar, nuestros valores y creencias, así como la base de nuestro comportamiento, podemos ir modificando y modelando los patrones que permiten una correcta comunicación”, señala Bertolotto.

Así, la PNL ofrece una base de autoconocimiento personal que después puede aplicarse en el desarrollo profesional. “En la actualidad se aplica en la formación de equipos, para que puedan dialogar, alcanzar sus objetivos y transmitir sus ideas. Al conocer su propio sistema de pensamiento, cada persona va comprendiendo cómo piensan los demás y puede actuar como ‘traductor’ entre unos y otros con bastante facilidad”.

También se aplica en la formación de líderes y en áreas profesionales específicas como las ventas, la comunicación o la enseñanza. En estos casos la PNL mejora el rendimiento y la consecución de objetivos al favorecer el desarrollo de las habilidades personales.

La metodología planteada por la PNL es eminentemente práctica. Durante los cursos los participantes pueden descubrir su forma de pensar gracias al diálogo, ejercicios prácticos y la colaboración de sus propios compañeros. De esta manera, “entienden mejor la forma que tienen de estructurar el pensamiento a través del lenguaje y los modelos de comunicación que generan”.

Por otra parte, se estudia cómo influyen las fobias y las emociones en la manera de comunicarnos, y se intenta recuperar información útil mediante la técnica de reflejo condicionado, estableciendo nuevos sistemas de estímulo-respuesta que nos ayuden a modificar nuestra conducta y superar los problemas que surgen a lo largo de la vida.

La PNL se ha revelado así como una excelente herramienta para la vida cotidiana, ya que permite reducir el desgaste que sufrimos cuando nos enfrentamos a “decisiones importantes, cambios o situaciones especiales, como es el cuidado de enfermos o el trato con los superiores”.

Nuevas claves para el éxito

Inteligencia emocional

Se refiere al uso correcto de las capacidades emocionales en las relaciones personales y laborales. Trabaja aspectos como el autoconocimiento, los modelos de conducta y relación, la motivación o el control de impulsos. No cuenta con un fundamento teórico y metodológico, como es el caso de la PNL.

Coaching

Es una herramienta empleada en la formación de directivos y consiste en un asesoramiento personal y profesional para que cada persona consiga sus objetivos profesionales. El ‘terapeuta’, que no tiene por qué ser un psicólogo, ayuda al cliente a desarrollar sus habilidades, le proporciona formación y conocimientos.

Psicología del éxito (Psychology of winning)

Pretende conseguir el máximo desarrollo personal, motivación, una actitud mental positiva, optimización de los recursos personales para lograr los resultados deseados. Se emplea en el desarrollo profesional y establecer estrategias que lleven al éxito.

Comentarios