Tipos de trastornos de ansiedad

Los principales tipos de trastornos de ansiedad incluyen las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno de pánico.
¿Qué tipos de trastornos de ansiedad hay? ¿Cuál es su prevalencia? | Pxfuel

La ansiedad es un mecanismo adaptativo natural que desencadena una respuesta fisiológica que nos permite ponernos en alerta ante sucesos comprometidos. En realidad, un cierto grado de ansiedad proporciona un componente adecuado de precaución en situaciones especialmente peligrosas. Una ansiedad moderada puede ayudarnos a mantenernos concentrados y afrontar los retos que tenemos por delante.

Sin embargo, en ocasiones el sistema de respuesta a la ansiedad se ve desbordado y funciona incorrectamente. Más concretamente, la ansiedad es desproporcionada con la situación e incluso, a veces, se presenta en ausencia de cualquier peligro ostensible.

El sujeto se siente paralizado con un sentimiento de indefensión y, en general, se produce un deterioro del funcionamiento psicosocial y fisiológico. Se dice que cuando la ansiedad se presenta en momentos inadecuados o es tan intensa y duradera que interfiere con las actividades normales de la persona, entonces se la considera como un trastorno.

Síntomas y características del trastorno de ansiedad

Las personas experimentan ansiedad de manera distinta y diferente entre ellas. Esto da lugar a la existencia de diferentes tipos de trastornos de ansiedad. Por ejemplo, un individuo puede sufrir ataques fuertes de pánico producidos por sus pensamientos catastróficos.

Otras personas pueden sufrir diferentes tipos de síntomas de ansiedad en situaciones sociales rodeados de personas. Otro ejemplo de tipo de trastorno de ansiedad son todas aquellas personas que sufren ansiedad excesiva y preocupaciones de manera irracional, continuada y persistente.

Todos los trastornos de ansiedad causan un gran malestar y sufrimiento a todas aquellas personas que los sufren. Este es uno de los motivos principales por los que estos individuos acuden a terapia psicológica.

Es importante tener presente que la ansiedad es una enfermedad que provoca diferentes tipos de síntomas, tanto psicológicos como físicos y que afectan a millones de individuos en todo el mundo.

Una de las clasificaciones existentes de esta afección es según los síntomas que las personas sufren cuando padecen esta patología. Estos se pueden clasificar en tres grandes grupos:

  • Cognitivos: es cuando la manera que tenemos de percibir el entorno y nuestra manera de pensar se ven afectados por la ansiedad.
  • Conductuales: Los síntomas producen cambios en nuestra forma de hacer y actuar.
  • Fisiológicos: Estos provocan unas determinadas respuestas fisiológicas, tales como palpitaciones, temblores, sequedad de boca, etc.

Tipos de trastornos de ansiedad

Existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad, cada uno con sus propias características y síntomas según los desencadenantes y motivos que los producen. Por lo tanto, podemos clasificar los diferentes tipos de trastornos de ansiedad en:

1. Trastorno de ansiedad generalizada

Se trata de una tensión crónica aun cuando nada parece provocarla. Esta preocupación o nerviosismo excesivo es casi diario y se diagnostica como tal cuando tiene una duración mínima de seis meses.

Todas aquellas personas que padecen trastorno de ansiedad generalizada (TAG)  sufren preocupaciones, las cuales son recurrentes, irracionales, intensas y, además, también interfieren en el día a día de las personas, afectándoles alguna área de su vida. Estas áreas pueden ser la familia, el trabajo, la vida social, etc.

Por lo tanto, podemos decir que la ansiedad producida por un trastorno de ansiedad generalizada produce una sensación de malestar generalizado, el cual no se produce por un elemento, contexto específico o por un estímulo en concreto.

2. Trastorno de pánico y crisis de angustia

El trastorno de pánico se diagnostica cuando la persona experimenta crisis recurrentes de angustia que surgen espontáneamente. Se trata de una ansiedad aguda y extrema en la que es frecuente que la persona que la padece crea que va a morir. Estos ataques repentinos de miedo intenso no tienen una causa directa.

En ocasiones, las personas que sufren este trastorno desarrollan angustia a experimentar el próximo ataque, cuya ocurrencia no pueden prever; es la llamada ansiedad anticipatoria.

Las personas que padecen un trastorno de pánico, sufren síntomas que les producen una gran debilitación. Algunos de ellos son:

  • Ataque de pánico repetido e inesperado.
  • Una vez le ha ocurrido el primer ataque de pánico, después piensa que le va a ocurrir otro, por lo menos durante el siguiente mes.
  • La persona que lo ha padecido, se preocupa por los síntomas que padece en el ataque de pánico. Suelen pensar que sufren una enfermedad o que van a tener un infarto.
  • Crean cambios en su comportamiento habitual. Por ejemplo, intentan evitar hacer deporte para no experimentar los síntomas.
  • Los ataques de pánico suelen durar aproximadamente media hora, y la máxima intensidad a los 10 minutos de su inicio.
  • La frecuencia de estos puede variar según la persona, desde ocurrir varias veces al día hasta una vez cada pocos años.
La fobia específica es el más común de todos los tipos de trastornos de ansiedad. | Pxfuel

3. Fobia específica

Trastorno que tiene como rasgo esencial la presencia de un temor irracional y persistente ante un objeto específico, actividad o situación con la consecuente evitación del objeto temido. Por ejemplo, el miedo a volar, a los pájaros o a los espacios abiertos.

Este tipo de trastorno de ansiedad adopta diversas formas, tantas como conceptos diferentes es capaz de crear nuestra mente. Es a partir de estos conceptos que se crean las diferentes fobias a determinados fenómenos sociales o naturales.

4. Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Se trata de pensamientos o acciones no voluntarios que la persona no puede dejar de pensar o hacer para no generar ansiedad. Por lo general el sujeto reconoce el carácter absurdo de sus pensamientos o acciones, aunque esto no siempre es así. Por ejemplo: lavarse las manos cada poco rato.

Este es uno de los trastornos de ansiedad el cual se caracteriza por presentar conductas compulsivas y obsesivas. Estas obsesiones hacen referencias a diferentes pensamientos o ideas las cuales provocan ansiedad y preocupación a las personas una y otra vez.

Para reducir la ansiedad, las personas que padecen este trastorno realizan acciones para reducir su estado de ansiedad producido por sus obsesiones. Estas reciben el nombre de compulsiones.

5. Trastorno de estrés post-traumático (TEPT)

Se da en aquellos casos en los que se presentan secuelas psicológicas desagradables tras el impacto de un trauma emocional, una guerra, una violación, etc.

Se caracteriza por los recuerdos persistentes del suceso traumático, un estado emocional con exaltada vigilancia y la reducción general de interés por los sucesos cotidianos. Este tipo de afección se fundamenta en la memoria emocional.

En estos casos, los recuerdos de una desagradable experiencia quedan guardados en el cerebro de una manera disfuncional. Por lo tanto, estas imágenes aparecen repentinamente en la mente de las personas, generándoles malestar.

Algunos de los síntomas que experimentan son:

  • Ansiedad recidivante: la persona tiene ansiedad de forma regular.
  • Problemas emocionales: el individuo experimenta problemas emocionales, tales como desinterés en las relaciones sociales.
  • Revivir el trauma: las personas reviven el trauma una y otra vez, por ejemplo a través de pesadillas y visiones.
  • Estresores: la persona frente a estresores revive el trauma. Los estresores son elementos similares a la situación traumática, como ruidos y olores similares.

6. Fobia social

Uno de los trastornos de ansiedad con más número de diagnosticados es la fobia social. Todas aquellas personas que la sufren se sienten mal en situaciones sociales, en las cuales son incapaces de poder controlar su ansiedad y miedo. A raíz de esto, intentan evitar este tipo de situaciones.

Los individuos que padecen fobia social evitan todo tipo de situaciones sociales por el temor de ser juzgados u observados. Ir a comer a un restaurante o ir a tomar algo con personas son algunas de las situaciones que les producen ataques de pánico.

La fobia social produce aislamiento y soledad no deseado a quien la padece y afecta a las relaciones personales. Además, también implica que la personas afectada tenga menos acceso a pedir ayuda y a tener el apoyo de los demás.

Frecuencia de estos trastornos

Los trastornos por ansiedad son, en conjunto, la alteración psiquiátrica más frecuente. Es importante acudir al médico cuando los síntomas se repiten constantemente, afectan a nuestro día a día o nos producen malestar.

Entre ellos destaca el trastorno fóbico. Alrededor de un 7% de mujeres y un 4,3% de hombres padecen fobias específicas (a algún animal, a un objeto, a la oscuridad, etc.), mientras que las llamadas fobias sociales (la aptitud de una persona para relacionarse de un modo afable con los demás) se hallan en un 13% de la población.

La ansiedad generalizada se da en un porcentaje del 3 al 5% de los adultos (en algún momento durante el año). Las mujeres tienen el doble de probabilidades de presentarla.

El trastorno de pánico es menos frecuente y se diagnostica a algo menos de un 1% de la población. Las mujeres son de dos a tres veces más propensas.

El trastorno obsesivo-compulsivo afecta a cerca del 2,3% de los adultos y sucede con aproximadamente igual frecuencia en mujeres que en hombres.

El estrés post-traumático afecta, por lo menos, al 1% de la población alguna vez durante su vida, aunque en las personas con mayor riesgo, como los veteranos de guerra, tiene una mayor incidencia.

"Los autistas procesan la información visualmente" "Cómo enfrentarse al estrés laboral"