Tricotilomanía: causas, síntomas y tratamiento

Se trata de un trastorno mental que encontramos dentro de los trastornos obsesivos compulsivos, el cual no tiende a ser tan conocido, pero es común. Te descubrimos en qué consiste y qué síntomas pueden advertir de su existencia.

Tricotilomanía

¿Has visto alguna vez alguna persona tocarse el pelo compulsivamente o incluso llegar a arrancarlo?. Este hábito que se considera una manía es un trastorno que manifiestan muchas personas en el cual no solo se toca el pelo, o se lo retuerce, sino que incluso llega a tirarse de el para conseguir arrancarlo.

Son muchos los trastornos que pueden manifestar las personas cuando pasan épocas de estrés, preocupaciones, ansiedad o cuando tienen algún problema psicológico más serio. Al principio puede sorprender que estas personas lleguen a este punto pero es importante saber identificar la causa de este comportamiento compulsivo y cómo ha ido influyendo en su vida y sobretodo comprender la situación que están viviendo y ayudarlo si está en nuestras manos.

La tricotilomanía es un trastorno mental recientemente clasificado dentro del Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5) dentro de los trastornos del espectro obsesivo-compulsivo.

¿Qué es exactamente la tricotilomanía?

La tricotilomanía consiste en un trastorno mental conocido también popularmente con el nombre de trastorno de arrancarse el cabello, y como su propia denominación podría llegar a indicar, consiste en un trastorno mental clasificado dentro de los trastornos obsesivo-compulsos. 

Consiste en la aparición de impulsos recurrentes e irresistibles se tirarse del cabello, no solo el del cuero cabelludo, sino también el de las cejas, los párpados y otras áreas del cuerpo, a pesar de los repetidos intentos por detener o disminuir al máximo el tirón de los cabellos.

Así, si se arranca el cabello presente en la cara puede tener como resultado la eliminación total o parcial de las cejas y las pestañas, mientras que optar por arrancarse el cabello presente en el cuero cabelludo puede originar la aparición de distintos grados de parches de caída del cabello.

El tirón del cabello por un lado, y la caída del pelo por el otro, acaban causando cierta angustia en la persona que padece este trastorno, pudiendo interferir en su autoestima y en su funcionamiento social y ocupacional.

¿Cuáles son las causas de este comportamiento?

Son muchos los factores que pueden incidir en la aparición de este trastorno, al ser una enfermedad rara o poco conocida se cree que existen componentes conductuales, psicológicos y de aprendizaje que pueden influir directamente en la aparición del mismo. Normalmente las mujeres son las más afectadas por este comportamiento y sin saber exactamente por qué afecta más al sexo femenino, se encuentra entre un 2% de la población incluyendo a los niños y adolescentes.

Como en cualquier enfermedad con patrones hereditarios, tener un familiar que ha padecido dicho trastorno aumenta las probabilidades de que generaciones futuras también padezcan la afección, pues el componente hereditario es bastante importante después de que se han realizado varios estudios genéticos.

Debemos saber que la tricotilomanía puede ir de la mano de otros trastornos obsesivos compulsivos, enfermedades psicológicas, como el síndrome de Tourette, trastorno de picarse la piel y trastornos depresivos.

¿Qué síntomas presenta la persona con Tricotilomanía?

Como bien explicamos antes, la tricotilomanía consiste en el hábito de tocarse, retorcerse e incluso llegar a arrancarse el pelo. Este trastorno puede convertirse aún si cabe en más grave e ir en aumento provocando que la persona también llegue a quitarse pelo de las cejas, pestañas u otras partes del cuerpo, como el pecho, las piernas o las axilas. Este acto puede ser completamente intencionado o inconsciente.

Es normal que existan periodos más recurrentes, donde la manía se arraigue más y se mantenga durante más tiempo, pero sin embargo también existen momentos donde incluso llegue a desaparecer. Los casos más extraños o menos frecuentes se manifiestan durante el sueño, donde la persona se arranca el pelo de manera inconsciente e involuntaria.

¿Qué síntomas debemos tener en cuenta ante la aparición de éste trastorno?

Como cualquier otra enfermedad, la afección puede manifestarse de manera diferente según la persona, sea hombre o mujer, o según las edades, niños o adolescentes,, pero sí podemos encontrar unos patrones que podemos observar ante la aparición de la misma:

  • Nerviosismo durante la manifestación del trastorno, puede incluso resistirse ante la intención de arrancarse el pelo.
  • Alivio o placer cuando se ha arrancado el pelo.
  • Notable pérdida del cabello de la persona afectada.
  • Reclusión social o aislamiento.
  • Peinarse el cabello antes de tirar de el.
  • Tocarse frecuentemente el cuero cabelludo.

¿Cómo podemos saber que la persona afectada tiene Tricotilomanía?¿Cómo se llega al diagnóstico de la enfermedad?

Para empezar la persona afectada tiene que estar de acuerdo en ponerse en manos de profesionales, es decir, dejarse ayudar y ser diagnosticada lo más pronto posible para intentar reducir el comportamiento y mostrarle soluciones adaptadas a su problema.

En muchas ocasiones, la tricotilomanía se ve afectada por otros patrones que tienen que ver con la caída del pelo, como la alopecia, por eso es importante que a la persona afectada tenga un seguimiento de varios profesionales como es el dermatólogo que valorará si es un problema dermatológico exclusivamente o existe un componente psicológico detrás del hábito.

Cuando este trastorno se manifiesta en niños pequeños, debemos tener en cuenta que suele estar acompañado de otros comportamientos infantiles y muy habituales como suele ser chuparse el dedo o morderse las uñas. Dichos comportamientos desaparecen a medida que crecen, por lo que muchos de esos niños también dejarán de tirarse del pelo de manera espontánea. 
En cuanto a niños más grandes y adolescentes, la recurrencia de ésta enfermedad como mencionamos anteriormente suele ser más frecuente en mujeres y aparece entre los 9 y 15 años de edad. Las mujeres durante este periodo suelen manifestar otros síntomas como lamerse los labios, tirarse del pelo y arrancárselo directamente. 

Es importante diagnosticar la enfermedad a tiempo, realizar un buen diagnóstico, ya que dicho trastorno puede estar solapando otra enfermedad o trastorno obsesivo incluso más grave o simplemente ser un mal hábito adoptado por la etapa por la que está pasando la persona afectada.


Comentarios

envía el comentario