ondasalud.com

Telegram

E-Mail:

Uno de cada cinco españoles padece algún tipo de alergia

La alergia es el trastorno inmunológico más frecuente en el ser humano. La prevalencia del asma ha aumentado mucho en las últimas décadas.
Uno de cada cinco españoles padece alergia

Uno de cada cinco españoles -8 millones de habitantes- sufre alguna enfermedad alérgica, según datos presentados en el último congreso de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología clínica (Seaic), encabezada por Antonio Peláez. Las reacciones respiratorias -rinitis alérgica y asma- son las manifestaciones alérgicas más frecuentes, con 6 millones de afectados.

La alergia ha pasado de ser una enfermedad muy minoritaria a convertirse en el trastorno inmunológico más frecuente en el ser humano. A principios del siglo pasado, el asma se consideraba una enfermedad rara. Sin embargo, desde 1960 el asma ha aumentado de forma gradual y constante, tanto en frecuencia como en morbimortalidad, hasta lograr características epidémicas en la última década del siglo pasado. Se calcula que en 2020 cerca de la mitad de la población sufrirá reacciones alérgicas. Es una tendencia observada en todos los países desarrollados. Así, la enfermedad alérgica que más se observa -sobre todo en niños- es el asma.

Asma

La prevalencia del asma en España es del 7 por ciento y se considera la enfermedad alérgica más frecuente después de la rinitis. Sin embargo, no sólo ha aumentado el asma en las últimas décadas, sino también otras patologías alérgicas, como la alergia alimentaria, la rinitis y la dermatitis.

En cambio, en los países menos desarrollados la alergia y el asma son prácticamente inexistentes. La causa no es la genética, puesto que las mismas poblaciones, cuando se trasladan a países desarrollados, empiezan a manifestar alergias. Mientras que en las sociedades industriales el organismo de los alérgicos reacciona contra agentes inofensivos de por sí, en los países subdesarrollados está ocupado en combatir agentes patógenos. También se ha visto que las personas que viven en el campo son menos alérgicos que las que habitan en la ciudad, a pesar de estar más en contacto con pólenes.

Los alergenos más frecuentes en España son los pólenes -68 por ciento-, los ácaros del polvo doméstico -55 por ciento-, porcentaje ligeramente superior a la media europea, y los epitelios de mascotas -18 por ciento de gato y 12 por ciento de perro-, porcentaje inferior a los índices europeos. Por zonas geográficas, las regiones costeras poseen índices superiores de alérgicos a los ácaros, mientras que en el interior prevalecen los afectados por los pólenes.

Un estudio alérgico realizado en el Servicio de Alergología e Inmunología Clínica Pediátrica del Hospital Materno-Infantil Valle de Hebrón, de Barcelona, ha demostrado un mecanismo inmunológico en 162 niños -sobre una muestra de 200-, lo que representa un porcentaje del 81 por ciento. De éstos, 119 consultaron por problemas de tipo respiratorio, 46 por patología secundaria como consecuencia de la ingesta de alimentos, y 35 por reacciones adversas a fármacos.

El estudio se consideró positivo en 138 casos, lo que supone un 69 por ciento de datos obtenidos por historia clínica, sin que muchos de ellos puedan ser contrastados, ya que algunos habían sido confirmados por estudio alergológico, y en otros, su historia clínica podía ser sugestiva.

Ciudad y campo

Los ingresos en urgencias por asma bronquial se incrementan en un 10 por ciento en las poblaciones con mayor índice de contaminación, según ha demostrado un estudio español realizado por el Comité de Aerobiología de la Seaic, en colaboración con la Consejería de Medioambiente de Castilla-La Mancha.

Las ciudades elegidas para el estudio comparativo fueron Ciudad Real y Puertollano. Al parecer, el motivo para seleccionar ambas poblaciones fue su cercanía geográfica. Ambas comparten el mismo tipo de polen, pero diferente tipo de contaminación ambiental, ya que en Puertollano están localizadas varias empresas del sector petroquímico y fertilizante, que emiten gases de polución a la atmósfera. Así, esta localidad registró que un 24 por ciento de los alérgicos incluidos en el estudio, frente al 14 por ciento de los de Ciudad Real, tuvieron que ser asistidos en urgencias u hospitalizados a causa de su enfermedad. Por otra parte, la circunstancia ambiental también provocó un aumento en la toma de fármacos en Puertollano, lo que ratifica el concepto de que la evolución del asma es peor en una ciudad con niveles altos de contaminación, y agrava la calidad de vida del paciente.

La contaminación ambiental, junto a la falta de estimulación del sistema inmune -teoría de la higiene- y algunos factores genéticos, es la responsable principal del agravamiento de las enfermedades alérgicas. Por otro lado, conociendo que dos miembros de una pareja son alérgicos, existe un riesgo del 60 por ciento de que su descendencia también lo sea.